Ventajas del divorcio notarial

Primera: Los cónyuges pueden elegir el Notario, pueden elegir el día y pueden elegir la hora. Hay que tener en cuenta que en toda la Comunidad de Madrid existen determinados juzgados que se caracterízan por su lentitud a la hora de tramitar procedimientos.

Del mismo modo, si uno de los cónyuges reside fuera de España se pueden cuadrar las fechas de tal forma que cuando venga esté todo preparado para la firma. En el juzgado no sabemos qué día vamos a tener que ir a firmar, algo muy importante si hay que sacar billetes de avión.

Segunda: El divorcio notarial es automático, y tiene efectos desde el mismo día de su firma, auque queda pendiente su inscripción en el Registro Civil.

Tercera: Si el objetivo del divorcio notarial es un próximo matrimonio con una nueva pareja, es mucho más seguro hacerlo por esta vía pues los plazos se reducen mucho más que con el divorcio judicial.

Cuarta: Si existen hijos mayores de edad que aún residen en la vivienda conyugal, deben firmar la escritura de divorcio para dar su consentimiento en aquellas partes del convenio regulador que les puedan afectar. Evidentemente no es lo mismo tener que firmar en una notaría que en un juzgado, donde el clima puede ser bastante más tenso.

Deja un comentario